Carátula

Contenido

Prólogo

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI

Capítulo VII

Capítulo VIII

Capítulo IX

Capítulo X

Capítulo XI

Capítulo XII

Galería de fotos

Bibliografía

Biografía de R. Moya E.

Página web

 

CAPÍTULO V

La Fundación de San Miguel

 

01.- Buscan lugar para la fundación.

02.- Pizarro organiza el alojamiento en Tangarará.

03.- Tangarará importante ciudad Tallán.

04.- La fundación de San Miguel

05.- Los testigos de la fundación.

06.- Actas de fundación perdidas.

07.- Libros del cabildo perdidos.

08.- El nombre de San Miguel.

09.- La ubicación de San Miguel.

10.- Fecha de fundación de San Miguel.

11.- La fundación fue entre el 12 y el 18 de agosto

12.- San Miguel la primera capital del Perú.

 

12.- San Miguel la Primera Capital del Perú

Francisco Pizarro había sido nombrado gobernador del territorio por conquistar, es decir, que era su jefe político y militar. Así lo establecían las Capitulaciones de Toledo.          

Por lo tanto la autoridad indiscutible de Pizarro, provenía del emperador y todos los españoles como fieles vasallos de Carlos V, no podían poner en tela de juicio esa autoridad, que don Francisco ejercía a plenitud y sin limitaciones

 Aparte de que decidía las operaciones militares a realizarse, era el gobernador  del territorio de Nueva Castilla cuya jurisdicción era más extensa que la propia España y cuyos límites se establecían en las capitulaciones.

Antes que San Miguel, los españoles habían fundado Coro en  Venezuela el 22 de Noviembre de 1528. En cuanto a Cartagena de Indias, ubicada en Colombia fue fundada el 21 de enero de 1533 después que San Miguel. La población más antigua de América del Sur;  fue Santa María la Antigua, fundada a orillas del océano Atlántico, que tuvo fugaz existencia.

Por lo tanto, cuando pisó tierra tumbesina, ya estaba en territorio bajo su mando, sin embargo, para el Conquistador, la ciudad de Tumbes no tuvo en lo político, ni en lo militar, ninguna significación y se convirtió en un punto de paso, no obstante que fue allí donde se debió hacer la primera fundación e instalar el primer cabildo.

Cuando Pizarro se estableció en Poechos, quiso relevar en mejor forma su papel de Señor Gobernador y con tal motivo trató de rodearse de un aparato de mando, como era el de disponer de una guardia personal.

Es posible que con el fin de principiar a ejercer sus funciones y atribuciones como jefe político, se precipitó en la fundación de la primera ciudad, sin esperar dominar una porción  mayor del territorio

Como gobernador de Nueva Castilla tenía la potestad de designar a las autoridades y la primera oportunidad que tuvo de poner de manifiesto ese poder, fue en Tangarará.

No estaba facultado para hacer repartimientos,  pero también se tomó esa atribución. Por eso podríamos decir, que Pizarro en San Miguel fue el gobernante peruano más poderoso que ha tenido el Perú, por que su palabra era ley y no había Constitución  ni  norma  alguna  a la  que tuviera que someterse, salvo su entera  voluntad, o lo que el Emperador dispusiera.

En San Miguel, es donde Pizarro empieza  a  formar  Gobierno y a crear el nuevo estado, según modo del mundo occidental. Es también San Miguel, el punto inicial  del sistema  colonial.

De esa forma, la región de Piura y de Tumbes, por los inescrutables designios de la Historia, aparece como la  primera porción de territorio  colonial dentro del  territorio nacional. A partir de esa base y a medida que Pizarro avanzaba, se le iban sumando nuevos territorios a la naciente Gobernación de Nueva Castilla; y en inversa forma, poco a poco al principio;  y luego en forma casi brutal, se iba desgranando el antiguo y poderoso imperio socialista  del Tahuantinsuyo. El gran reino de Huayna Capac  que sus hijos no supieron fortalecer, empezó un proceso acelerado de desintegración

Dentro de los criterios modernos de lo que significa un estado; Pizarro ya tenía  territorio  y  poder de  mando indiscutible  sobre el  mismo.

Al fundar Pizarro,  la ciudad de San Miguel, y crear las primeras instituciones como el Cabildo, la  Tenencia de Gobernación, la Tesorería Fiscal, Justicia y otras autoridades, incluyendo las religiosas,  deja establecido el  primer gobierno, breve sin duda, pero con ese gran mérito de hacer  de San Miguel, la primera capital del Perú, llamado en ese tiempo Gobernación de Nueva Castilla.

Entre la imprecisa fecha de la fundación de la ciudad y el 24 de setiembre, día de la partida de Pizarro, fue San Miguel de hecho la capital del Perú.

Al momento en que Pizarro deja la ciudad, en realidad se lleva la gobernación , por que es en su persona donde se condensan  todos los poderes. Es una especie de gobierno nómade, que sigue la ruta del Conquistador. En San Miguel queda un representante suyo, como Teniente Gobernador, que era un personaje  político de segunda  categoría. En Cajamarca, a diferencia de San Miguel, no hay fundación española, ni se crea el aparato administrativo que se dejó en  Tangarará. Pero el poder sigue igual en las manos de Pizarro.

La próxima capital será Jauja. Pero también en forma fugaz, pues los vecinos españoles siempre inconformes, no se  contentaron con la altura ni con el aislamiento...

Cuando el cabildo con las demás autoridades, se trasladaron a Pirhúa, San Miguel de Tangarará dejó de ser la sede del gobierno regional, pero quedó indiscutiblemente como la primera ciudad fundada por Pizarro, en un lugar y en una fecha determinada, a la cual el Emperador le otorgó posteriormente un escudo nobiliario.  Pero lo cierto, era que San Miguel era una población tallán, que con el correr de los años vio desaparecer su nombre español que fue algo episódico,  para conservar la denominación tallán; y ver detenido su progreso por haberse convertido en un simple repartimiento primero y en una hacienda más tarde.  En tiempo de la colonia, hasta se olvidó que allí había estado la ciudad fundada por Pizarro, pues muchos  ubicaron en el Alto Piura, a la primera ciudad fundada, error en el que cayeron hasta historiadores tan minuciosos como el general Mendiburu.

Cuando Pizarro partió a Cajamarca, dejó varios vecinos en San Miguel a los que favoreció con repartimientos y encomiendas.  A los indios que poblaban los alrededores de la naciente ciudad,, los encomendó al capitán Gaspar Troche de Buitrago y el repartimiento de Tangarará lo otorgó al capitán Francisco de  Lucena.  Este transfirió más tarde sus derechos a Troche de Buitrago que de esa forma reunió en su persona la encomienda y el repartimiento.

Se asegura por muchos historiadores, sin que se hubiera probado, que don Diego de Almagro dispuso el traslado de la tenencia de gobernación al Alto Piura, en fechas que ubican entre noviembre y diciembre de 1534; pero Almagro se encontró con Pizarro el 1ro. de enero de 1535 en Pachacamac y el conquistador no se enteró ni en ese día ni los siguientes del traslado.  Es posible que ni el mismo Almagro lo supiera y que la realidad había sido distinta, ya que cuando llegó el adelantado por segunda vez a san Miguel, se encontró que muchos vecinos se habían trasladado al Alto Piura.  Parece que el éxodo siguió, hasta que al fin también las autoridades se mudaron, con lo cual la población perdió toda importancia.  Los siguientes dueños de Tangarará fueron Hernando Troche hijo del anterior y luego el nieto Fernando Troche..

En 1664 la entonces hacienda de Tangarará es adquirida por el capitán Francisco Sojo y continúa en poder de la familia hasta el año 1773 en que la adquiere Tomás Fernández de Paredes, cuyos descendientes la conservaron hasta que se realizó la reforma agraria en época del general Juan Velasco Alvarado.

 

San Miguel la primera capital del Perú

SAN MIGUEL LA PRIMERA

CAPITAL DEL PERÚ

 

Cuando Pizarro fundó la ciudad de San Miguel, principió a ordenar la Gobernación de La Nueva Castilla.

Eligió al primer cabildo y al primer alcalde que tuvo el Perú.

Nombró  autoridades y designó vecinos. Otorgó encomiendas. Así mismo normó lo relacionado a la propiedad de las tierras y al sistema político y social del nuevo estado.

Jamás ha existido en el Perú un gobernante que tuviera tanto poder. Su palabra era la ley.

1