rebelion_chinguel

Carátula

Contenido

Prólogo

Capítulo I

Capítulo II

Capítulo III

Capítulo IV

Capítulo V

Capítulo VI

Capítulo VII

Capítulo VIII

Capítulo IX

Capítulo X

Capítulo XI

Capítulo XII

Galería de fotos

Bibliografía

Biografía de R. Moya E.

Página web

 

CAPITULO XII

La Guerra Civil llega a Piura

 

01.- Pizarro visita San Miguel.

02.- La rebelión peruana.

03.- La rebelión de Cosme Chinguel.

04.- La muerte de Almagro.

05.- El escudo de la ciudad de San Miguel.

06.- La misión de Lorenzo de Aldana.

07.- Dudas sobre el escudo de Piura.

08.- El Dr. Garrido Lecca halla al verdadero escudo.

09.- La fundación de Guayaquil.

10.- La leyenda de El Dorado.

11.- Descubrimiento del Amazonas.

12.- Asesinato de Pizarro

13.- Arribo de Vaca de Castro.

14.- Los piuranos y Vaca de Castro.

15.- La rebelión de Almagro el Mozo.

16.- Ahorcan a pizarristas en Piura.

17.- Los hijos de Pizarro en Piura.

18.- Vaca de Castro llega a Piura.

19.- Castigan a almagristas piuranos.

20.- El auge de Paita.

21.- Arrieros y piaras.

22.- Las principales familias en los primeros 50 años

 

03.- La rebelión de Cosme Chinguel

El extinto historiador sullanero Luis Humberto Delgado, se refiere brevemente a la rebelión del cacique ayabaquino Cosme Chinguel, en su obra “El Terruño".

No todos los indios del ahora departamento de Piura se sometieron pacíficamente al despojo de tierras de cultivo que significó la aplicación del sistema de repartimientos.

En la sierra de Ayabaca había quedado la semilla de la rebelión promovida por Quizquiz, en sus luchas contra Almagro y Pedro de Alvarado.

Muchos fueron los españoles a los que tocó encomiendas tanto en Ayabaca como en Huancabamba, pero uno de los que logró mayor poder económico fue el conquistador Francisco Manrique de Lara, vecino primero de San Miguel de Piura y luego de San Francisco de Paita, así como oficial real de San Miguel del Villar Piura en 1588.

Fue el cacique Cosme Chinguel el que por muchos años se mantuvo alzado entre las sierras contra Manrique de Lara, atacándolo bajo la forma de guerrillas. Al final, el encomendero español resultó ganador y al morir era propietario de las haciendas Serrán, Uchupate, San Antonio, Sidamache, Casiapite y Gualcas. En 1645 uno de los descendientes de Chinguel logra reivindicar las tierras por medios legales, en una buena parte.

1